¡Estuvo fresona, la tocada de Arjona!


Hecho a la Antigua se convirtió en el live streaming más visto en la historia de Iberoamérica marcando un nuevo récord de Arjona, reuniendo además, audiencias de cinco continentes, con un gran número de espectadores de países no latinos como: Japón, Australia, Rusia, Francia, Croacia, República Checa, Dubai, Irlanda, Finlandia y África.



Ricardo Arjona nació en el municipio de Jocotenango ubicado en el Valle de Panchoy próximo a la ciudad de Antigua Guatemala donde fue creado Hecho a la Antigua. Un show, distinto, iluminado por más de 5 mil velas para recrear un ambiente místico y natural para llevar al público un hecho histórico. Más de 80 personas entre músicos, ingenieros, técnicos y producción tuvieron en sus manos esta impresionante puesta en escena en uno de los lugares más emblemáticos del mundo.


El concierto del cantante superó todas las expectativas: Según cifras oficiales, más de 150 mil personas alrededor del mundo pudimos ver uno de los conciertos más impecables jamás realizados para una pantalla. En un show que personalmente me pareció pre-grabado. Con todo, fue una gran velada, un reto enorme tocar en una ruina, meter el equipo de audio y vídeo y todos los músicos que hicieron lo suyo rodeados de un ambiente fabuloso; acompañando a Ricardo mientras contaba distintas anécdotas sobre su vida y el contexto de las canciones, unas de las cuales, tenia años que no tocaba, como El amor que me tenía y grandes hits interpretados con distintos arreglos como Te conozco, Dime que no, Taxi, Señora de las cuatro décadas o Mujeres. Asi mismo, Arjona tuvo una invitada de lujo: Gaby Moreno, interpretando Fuiste tú y Blues de la notoriedad.


La verdad valíó mucho la pena, hasta lanzaron fuegos artificiales al final. Además, los que pagaron su boleto durante la primer semana desde que se anuncio el show pudieron disque platicar con Arjona, cosa que no pasó. Mas bien, fue un live chat que iba a mil por hora, cosa que sacó de onda al cantante. Así que alguien de los técnicos le leyeron unas tres preguntas a Ricardo; respondió como quiso, se aventó un rollo disculpándose debido a las quejas de que muchos no se pudieron conectar al show y el cantante apagó la cámara.


Los organizadores nunca pensaron que su sistema de streaming podría colapsar o que mucha gente no podría ver el concierto por diversas razones, entre ellas la conexión de internet o que fuese complicado hacer validos los códigos en la página de las diferentes plataformas según el país. Con todo, la metamorfosis discográfica del artista, determinó que una manera de subsanar los inconvenientes para el resto de personas que no pudieron acceder era mantener el "live" por 48 horas más para que todos pudiesen ser testigos del concierto. Una manera que la gente no se alebrestara y de compensar a los que no pudieron acceder al momento por el colapso de la plataforma ante la demanda de más de 150 mil personas ingresando al mismo tiempo.