Entrevista / MINK / CDMX / México.


En el mundo actual, lleno de profundos contrastes, maneras de pensar distintas, gustos diversos, pero no sólo eso, la diferencia es tal, que hasta los parámetros se han roto. Al grado de que lo bonito y lo feo, lo bueno y lo malo depende del punto de vista de cada quién. La distinción entre la verdad y la mentira van por ese camino. Muchos hablan de la verdad relativa y las mentiras de “colores”; y la divergencia entre la justicia y el derecho. Todo ha llegado a ser ambiguo y se resume en cuestiones de poder y de gustos. En cuanto a las artes y lo abstracto de éstas, no hay mucho que decir, puesto que si te gusta el reggaetón, sigue siendo uno de los problemas menos serios de la humanidad contemporánea.


Natural, que su esencia hable.


Ante los coetáneos desafíos y tajantes cambios, es alentador encontrar buenísimas bandas que a pesar de los años siguen luchando por trascender en la escena, buscando nuevos espacios para compartir magnifica música y no menos importante, sus sueños y un enorme pedazo de su corazón. Bajo este panorama nos aventuramos en saber que había sucedido con Mink después de entrevistarlos en 2010 mientras promocionaban su ep y se disponían a lanzar Camino (2011-2012), su álbum debut.

Camino.

Recordando aquellos tiempos, Carol Villagrán nos platicó con nostalgia: «¡Hace mucho de eso! Fue para nosotros un par